Restaurante Güeyu Mar

Noticias

salmonete

El restaurante de Asturias al que todos quieren ir

Posted on
  • El rey o virrey es la estrella del menú, donde la carne y el arroz no tiene cabida
  • La tarta de queso de Gamoneu es el postre de referencia

Su éxito no obedece a ninguna campaña de marketing, sino al boca a boca, que en estos casos tan bien funciona. Güeyu Mar abrió en 2007 y hoy es el restaurante al que todo el mundo quiere ir en Asturias, incluidos los cocineros más prestigiosos. Por varias razones, algunas de ellas estéticas, como su acceso por una carretera de entrepeñas y su bello enclave, en la salvaje playa de Vega, a siete kilómetros de Ribadesella. El restaurante, comandado por Abel Álvarez, su esposa Luisa (ella hace una de las mejores tartas de queso) y por un atento servicio, se encuentra a pie de mar y su terraza es de las más concurridas del Principado.

El pescado es el gran protagonista. Que nadie busque, ya lo advierten en la carta, ni carnes ni arroces. Solo aquello que procede del mar Cantábrico, fresco, de temporada y sin salsas, que se adquiere directamente de la rula, a barcos y a pequeños pescadores. El proveedor ha de ser de confianza, porque Abel ha convertido su oficio en una obsesión, siempre anda en busca de esa perfección que jamás encuentran los insatisfechos. Por ello aprovecha la temporada baja para buscar inspiración. Viaja por todo el mundo recorriendo restaurantes y mercados. Uno de los más interesantes y recientes fue la visita que realizó a la mayor lonja del mundo, al mercado Tsukiji en Tokio (Japón), donde aprendió cómo se tratan los peces en el país que más pescado consume del mundo.

Bonito a la brasa.

Su otra gran baza son las brasas en las que se prepara la mayoría de los pescados, que pueden llegar a la mesa en piezas enteras para compartir entre varios comensales. Para comenzar, el salpicón de bogavante, anchoas del Cantábrico, unas andaricas (nécoras), unos santiaguinos, sardinas en vinagre, pulpo o almejas a la sartén. El pescado estrella es el rey o virrey, pero también se puede optar por una cola de pixín (rape), un cogote de merluza, bonito de temporada, lubina o rodaballo. En la sencillez de la elaboración está la virtud, y aquí se sigue a rajatabla. En los postres tampoco hay complicaciones, salvo porque los preparan ellos:el queso Gamoneu, de donde procede Abel, es de los mejores que se pueden tomar en Asturias, y con el que se elabora la tarta de queso; helado de turrón e higos o arroz con leche de aldea. Cuenta con una nutrida e interesante carta de vinos, otra de las obsesiones del chef. Precio: 60 euros.

Güeyu Mar:Playa de Vega, 84. Ribadesella. Asturias.Tel. 985 860 863.

fuente: CincoDias

fondo

Playa de Vega: Puestas de sol

Posted on

Pescados

Posted on

PISTAS GASTRONÓMICAS
Pescados de pecado
Una casita reservada para ‘foodies’ y buscadores de pistas insólitas en la playa de la Vega, en RIbadesella, Asturias
JOSÉ CARLOS CAPEL 29 MAR 2013

A pocos metros del agua, en la playa de Vega, en el término de Ribadesella (Asturias), se encuentra una casita reservada a foodies y buscadores de pistas insólitas. Lo regentan Abel Álvarez y su mujer, que atienden unas pocas mesitas. No se trata de un chiringuito, y la carta lo intenta dejar bien claro: no se sirven arroces (paellas) ni carnes de ningún tipo. Al contrario, solo pescados de la costa asturiana que reciben de los puertos de Luarca, Lastres, Llanes y Ribadesella y se tarifan al peso. Piezas que Álvarez trabaja con dos únicos sistemas con los que se comporta como un gran especialista: plancha y parrilla. Dos métodos que utiliza en función del tipo y tamaño de los pescados.
A la brasa contraviene las normas convencionales. Asa con maderas de roble, más húmedas que las de encina para favorecer la jugosidad de los pescados; trocea previamente los grandes pescados en rodajas antes de colocarlos en la parrilla y al final prescinde del clásico refrito de ajos con aceite y vinagre, que sustituye por un aliño secreto que denomina agua de Covadonga. Los resultados en todos los casos son excepcionales. Para la selección de los pescados, Álvarez se atiene a las temporadas. “De marzo a mayo”, dice, “muchos pescados antes del desove se encuentran cargados de grasa. Estamos ahora en el mejor momento para tomar lubinas, chernes (meros), virreyes… Con el calor cambiamos de especies y nos pasamos a los pescados azules, bonito, sardinas y xardas”. Otra de sus grandes especialidades es el salpicón de bogavante, sin apenas aderezos, ni siquiera sal, para respetar el sabor del marisco. Desmerecen, en cambio, los calamares fritos, así como el pulpo, dos platos a los que no les tienen tomado el pulso. Punto y aparte es su bodega, insólita, con más de 140 referencias de vinos blancos, incluidos grandes orígenes y vinos espumosos.

bollinger

La dieta perfecta para adelgazar de los problemas

Posted on

Recomiendo esta dieta desconocida por los nutriccionistas para que flipen un poco. )—-;>

Captura de pantalla 2013-12-27 a la(s) 01.22.36

Güeyu Mar, una autoridad en pescados en Asturias

Posted on

Gastronomía
Güeyu Mar, una autoridad en pescados en Asturias
Indispensable el salpicón de bogavante y el producto estrella, el rey a la brasa
Importante advertencia: no se sirven carnes ni arroces
PAZ ÁLVAREZ RIBADESELLA 06-09-2013 21:49

Sencillez, pescado y brasas. Son los tres ingredientes que emplea con maestría Abel Álvarez en Güeyu Mar (ojos de mar), restaurante que regenta con su mujer, Luisa, a pie de la playa de Vega, en el pueblo de Vega (a siete kilómetros de Ribadesella), y cuya destreza con las brasas de encina (al estilo del Asador Etxebarri, en Axpe, Vizcaya) se ha propagado como una llama.
Al lugar no es fácil llegar, como sucede con muchos lugares interesantes. Se accede por una carretera sinuosa, escoltada por un bello paisaje de entrepeñas, el restaurante cuenta con un sencillo comedor y dos terrazas, además de un prado, donde se puede tomar una copa y admirar por la tarde una espectacular puesta de sol.
Advertir antes que nada, al igual que lo hace la carta del restaurante, que aquí no se cocinan ni carnes ni arroces. Solo producto del mar, sin salsas ni adornos. Y verduras de la huerta para la ensalada. La oferta varía cada día y sigue el dictado de cada estación. Aunque el trajín del verano, “excesivo”, en opinión del chef, le deja exhausto, el producto llega a la mesa en su punto, jugoso y meloso, sobre todo la gran estrella de la parrilla, el rey a la brasa, que sirven en piezas enteras y que puede ser una opción para compartir entre varios comensales.
Para comenzar, sin duda, un sabroso salpicón de bogavante, unas lustrosas anchoas del Cantábrico, unas andaricas (nécoras) que entretienen bastante, o unas impecables almejas a la sartén. Los bocartes fritos también merecen atención.

Como platos principales, además del mencionado rey, con una piel crujiente, un toque ahumado y una carne untuosa, se puede seguir la recomendación, con toda garantía, del camarero (aquí no hay temor de que haya que deshacerse de alguna pieza con demasiado tiempo en cámara, ya que el pescado permanece refrigerado siempre a la vista, en lo que Abel llama su joyería, y circula a gran velocidad). Otro de los pescados habituales por tierras asturianas es el pixin (rape), que presentan en su punto de jugosidad. O la lubina, el cabracho, el rodaballo, o unas simples sardinas… Abel juega con las brasas, le gusta enredar, con un sistema de palancas, tapando el pescado, humidificándolo, consiguiendo un buen punto de cocción.
Las raciones son generosas como suele ser habitual en Asturias. El broche se puede poner, recomiendan que obligatorio como entrada o como postre, con un excelente queso Gamoneu o una tarta de queso (que borda Luisa), elaborada con otro queso asturiano, afuega’l pitu. La carta de vinos es interesante con precios comedidos. También cuenta con una importante selección de infusiones.
Güeyu Mar: Playa de Vega, 84. Ribadesella (Asturias). Tel: 985 860 863.

Mis maridajes

Posted on

Güeyu mar, Ribadesella, Asturias
Playa de Vega, Ribadesella, Asturias

985 860 863

Parrilla o plancha?

Donde se trata al pescado tal cual, sin salsas extrañas, ni refritos, ni patatas… sólo buena materia prima y unas gotas de agua de Covadonga! y tú decides, a la parrilla o a la plancha.

El entorno es perfecto, la playa de Vega, mar y pescados del cantábrico… a tan sólo unos 7 km de Ribadesella encontramos Güeyu mar ( ojos de mar ) . Abel y Luisa estuvieron en la famosa Parrilla de Ribadesella y hacia 2007 comenzaron aquí en este ya emblemático sitio.

Dispone de varios espacios para todos los gustos; comedor clásico y dos terrazas con vistas privilegiadas, donde podrás disfrutar de las viandas y el entorno, y otra terraza donde podrás tomar una copa con música en vivo fines de semana en otro ambiente más sencillo y casual con una carta a base de sandwiches y hamburguesas.

Cabe mencionar que el servicio es suculento, algo muy olvidado en estos tiempos, ya que decidimos cambiar a la terraza debido a la magnífica noche veraniega y obtuvimos en todo momento una sonrisa y un excelente trato.

La carta es corta, salpicón de bogavante, como ellos dicen “obligatorio”, almejas, pulpo, calamares y pescados a la planta y a la brasa. Bodega amplia y con precios más bien altos, donde encontrarás múltiples referencias de los mejores caldos y espumosos.

Nos decantamos por supuesto por el salpicón de bogavante, ufff éxtasis ! Lleva aparte una salsa de pimientos, las almejas a la sartén y el rey a las brasas; piel jugosa y untuosa, la piel crujiente con un ligero sabor ahumado, un tema singular es que lo corta en trozos antes de cocinarlo, y lo acompaña con tomate troceado natural, un estupendo compañero, todo esto rociado con cava María Casanovas.

Carta de ginebras y de tés impresionante!

Recordamos que en Güeyu mar no se sirven ni paellas, ni carnes a la brasa; digamos que no es un chiringuito de playa, es el oasis para los amantes del pescado y el marisco y el secreto además de la excelente materia prima es el agua de Covadonga, que le pone a sus pescados y mariscos! Según comenta Abel en diversas entrevistas.

Precio medio oscila sobre 55 euros, nosotros pagamos 47. Sirven medias raciones

Desde luego es un sitio para volver y recomendar!

Publicado por Mis maridajes en 01:44

Cuatro restaurantes sin estrellas,pero que la visita es obligada

Posted on

Motel Ampurdá
CUATRO RESTAURANTES SIN ESTRELLA QUE MERECEN UN DESVÍO EN LA CARRETERA

Texto: JULIA PÉREZ LOZANO (@JULIAPLOZANO)
Dice la Guía Michelin, supuesta Biblia roja de los gourmets, que cuando otorgan una de sus codiciadas estrellas a un restaurante es porque merece la pena salirse de la ruta para ir a comer allí, o dicho de otro modo que el local justifica el viaje.

Publicado el 08.07.2013Tags: GASTRONOMÍA, ESPAÑA
Que yo sepa, ninguno de los lugares que recojo aquí tienen estrella alguna, pero para mí todos justifican, no ya desviarse de la ruta, sino una excursión completa. Son lugares únicos, con el encanto de lo auténtico cuya única presunción es ofrecer un producto excelente elaborado del mejor modo… casi nada, vamos!

El mesón El Labrador-Lera, catedral del escabeche

En tierra de campos, en medio de esa nada existencial que son las llanuras castellanas del cereal, se alza esta sorpresa inesperada. Un mesón tosco y feote, cuya estética se olvida al probar los escabeches que prepara con maestría Luis Alberto Lera en cuyo currículo figuran periodos de aprendizaje junto a Juan Mari Arzak, Hilario Arbelaitz, Abraham García y Sergi Arola. Interpreta las tradiciones culinarias castellanas en clave contemporánea y convierte en platos refinados recetas populares.

En temporada, se abastece de la mejor caza: perdices rojas, pichones, conejos y liebres que escabecha con un vinagre corrientito, porque según él mismo afirma, cuanto mejor sea el vinagre peor sale el escabeche. Tampoco se olvida de los pescados como el jurel, las sardinas o el bonito que sometidos con tiento al ácido acético resultan soberbios.

Doctor Corral, 27. Castro Verde de Campos. Zamora. 980 66 46 00. Precio medio: 35 y 50 €

Mesón El Labrador-Lera, catedral del escabeche
Mesón El Labrador-Lera
Gueyumar, el embrujo de las brasas y el pescado

En estos tiempos de cocina tecnificada y precisa, sorprende ver cómo la sencillez del asado a la brasa puede resultar excepcional. Nada más que fuego y producto excepcional. ¡Ah! Y eso sí: la pericia de un profesional como Abel Álvarez, observador e iconoclasta, que guiado por su instinto (“yo no uso ni termómetros, ni relojes, miro al pescado y me habla”) maneja con igual destreza la parrilla y la plancha, ambas sobre brasas de encina cuya combustión es más húmeda.

Lo más impactante de todo es que no asa los pescados enteros, sino que trocea las magnífica piezas que le llegan cada mañana y las recompone después de asadas sobre una bandeja. Asombroso. Durante 15 minutos forcejea con pinzas, rejillas y alambres que sube y baja, mueve y desplaza, hasta convertir una caballa plena de grasa o un virrey de concurso en una pieza untuosa, de piel crujiente y carne blanquísima con un regusto a humo. Sin ajos ni refritos, el pescado llega virgen a la mesa, sin más ¿para qué? ¡Un festín!

Lugar de Vega Ciego, 4. Vega (Riba de Sella) Asturias. 985 86 08 63. Precio medio: 35-50 euros.

Pirula, el mejor mollete de Andalucía… y con manteca colorá

Desayunar en la barra del Pirula es una tradición y además un gustazo. Allí despachan los mejores molletes de Andalucía, que no son los de Antequera sino los de Écija, concretamente los de la tahona “La conchi” o los de la panificadora “Armesto”. Estos panecillos blancos, típicos en Andalucía, pesados pero espumosos y blanditos, de miga ligerísima, se han imitado hasta la saciedad y ya es prácticamente imposible encontrar los auténticos, aquellos que se elaboran con la llamada masa de agua, que de tan ligera debe verterse con un cacillo sobre las bandejas del horno.

En el Pirula se tuestan enteros, sin partir por la mitad, y se untan con aceite de oliva virgen extra, con manteca de puchero, zurrapa o manteca colorá… ¡La apoteosis! La temperatura que adquiere el pan, la textura crujiente y la calidad de los ingredientes con que se acompaña (jamón ibérico, lomo, etc.) lo convierten en un bocado delicioso, que crea adicción. Quinta esencia del desayuno andaluz. Los que quieran hacer el experimento en casa, los pueden pedir por internet aquí y asunto resulto.

Avenida de Miguel de Cervantes, 50. Écija. 954 83 03 00

El Motel Ampurdá: el mito de la liebre a la royal

Hay platos que nunca mueren. La liebre a la royal es uno de ellos, un monumento de la cocina clásica francesa que ha sobrevivido a modas y tendencias y que sigue vigente a pesar del paso del tiempo. Su preparación dura un mínimo siete horas. Son precisas liebres grandes, que han de someterse a parsimoniosos tratamientos. Al final la liebre llega a la mesa deshuesada, envuelta en una salsa oscura de perfumes violentos y complejos. Como único acompañamiento algunas patatas suflés.

El ritual de su degustación fe descrito por el maestro Néstor Lujan y es ya leyenda: “Cuando la escritora Colette cumplió 80 años, el cocinero Raymond Oliver la invitó al Gran Vefour de Paris junto con el gastrónomo Curnosky. A Colette le gustaba la liebre “à la royale” y el plato presidió la cena de aniversario. Como para su confección se había utilizado un burdeos tinto y un sauternes blanco, se hicieron servir un viejo Haut Brion y un no menos exquisito sauternes, de los que bebieron tragos alternativos mientras degustaban el plato con cuchara de plata”. Suculenta la cocina Jaime Subirós en el mítico Ampurdan según la receta heredada de su suegro el gran Joseph Mercader.

(Avda Salvador Dalí i Domènech,170. Figueras (Gerona). 972 50 05 62. Precio medio: 35 euros)

cigalita

Cigalitas,pero es si XXXL

Posted on

Cabracho o tiñoso a la brasa

Posted on

Tiñoso

¿cabracho o Tiñoso?

Este pez ha nacido para los guisos por su textura dura y consistencia,pero os digo que es sorprendente lo que resalta este pez con una buena coción a la brasa buena leña despacio

Las puestas de sol en playa de Vega

Posted on
atardeciendo en Vega

sunset